Soporte balancín para tu moisés bebé

Soporte balancín para tu moisés bebé

Hoy os voy a detallar la utilidad que tiene un soporte de patas balancín para vuestro moisés.

El primer aspecto positivo salta a la vista: el soporte balancín se puede mecer. Sí, mecer. Como hacían nuestras abuelas con sus bebés. Algo que resulta importante para ellos, porque el balanceo suave les ayuda a conciliar el sueño. No es lo mismo que mecerlo en nuestros brazos, evidentemente, pero se asemeja bastante. ¿A quién no le gusta que le mezan?

Este balanceo en las patas balancín no resulta agresivo ni fuerte, sino sinuoso, delicado, suave.

                                                       Moisés bebé balancín

El siguiente aspecto a tener en cuenta es la altura. No es excesivamente bajo, ni excesivamente alto. Por ello resulta práctico para nosotros, no para el bebé, sino para que desde la cama o desde el sofá, sin necesidad de incorporarnos, podamos verle o, por qué no, vigilarle. Asimismo, el bebé nos tendrá a la vista en cualquier momento -al despertar- lo que le tranquilizará.

El tercer aspecto es el poco espacio que ocupa. Yo prefiero un balanceo en sentido paralelo a la cama o al sofá. Y me diréis ¿por qué? Muy sencillo. Porque si el balanceo es perpendicular a la cama, el espacio que necesitamos es mayor. Sin embargo, si el movimiento se realiza paralelamente, el espacio que ocupa es el mismo que si no lo meciéramos. Con lo que, podemos instalarlo en un espacio no mayor de 45 cm sin necesidad de pensar si rozará o no la pared.

Y, por último, al ser de un material muy ligero (madera de pino) el soporte nos lo podemos llevar donde queramos: habitación, salón... Sin necesidad de arrastrarlo y evitando posibles arañazos en el suelo.

Espero que os haya gustado esta explicación.

¡¡Nos vemos por la web!!